Mostly cloudy

24°C

Tel Aviv

Mostly cloudy
Humidity: 54%

Jewrotica: Erótica judía en la red

Ayo Oppenheimer Hace unos años, Ayo Oppenheimer era una adolescente judía en una academia religiosa. Hoy es la fundadora y alma máter de la primera web que combina judaísmo, cultura, tradición, sexualidad y erótica. Como explicó, «una misión de exploración para dar voz a la expresión sexual judía».

Jewrotica - http://jewrotica.org  - cuyo logo - con el slogan «Sé judío. Sé sexy» - está inspirado en la historia de la primera pareja, Adán y Eva. «El sitio tiene dos facetas. Por un lado, la académica, educación sexual, estudios, investigaciones y literatura en general. Por otro, la práctica con historias, confesiones, preguntas y participación interactiva», señaló Oppenheimer sin ocultar la alegría por el éxito de su «start up» de dos meses de vida.

En los dos primeros días, recibió la visita de 12.000 usuarios. «Jewrotica es una comunidad online, centro literario, fiestas inolvidables y un taller vivencial», está escrito en la provocativa iniciativa de la joven nacida en Nueva Jersey hace 27 años.

«Los judíos siempre se caracterizaron por su infinita actividad cultural llena de historias con momentos de alegría y también traumas, persecuciones y tensiones. La presencia judía es muy amplia en todos los campos del arte, el cine y la literatura pero hay uno donde casi no aparece: la erótica. Pretendo demostrar que también es algo que nos interesa y mucho», añadió Oppenheimer al frente de un equipo de diez personas en EE.UU, Israel, México y Colombia.

La fundadora de Jewrotica aclaró que no se trata sólo de sexo y ni mucho menos de pornografía. «La erótica es una forma de arte mientras que la pornografía es un deporte. Ambas tienen audiencia y quizás llegan al mismo punto pero de forma diferente» explicó.

Oppenheimer es definida ya como «la nueva Ruth Westheimer» en alusión a la veterana sexóloga judía norteamericana. «Es un gran honor que me asocien con ella pero yo no soy profesional», subrayó. 

«Creo que debe haber más apertura respecto al sexo en la comunidad judía. No se trata de pedir que hayan orgías públicas, sino compensar algunas conductas de modestia y cierta dificultad a discutir en público sobre sexo. Simplemente hacer preguntas y romper tabúes», añadió.

Una de las secciones más exitosas es el relato de historias amorosas y sexuales. No faltan tampoco referencias a la Biblia asegurando que el judaísmo considera el sexo como una obligación y un acto sagrado. Y recuerda que «los textos sagrados están llenos de historias de amor y pasión, desde Adan y Eva hasta el rey Salomón, conocido también por sus conquistas amorosas».

La Dr. Limor Blockman, conocida sexóloga israelí, y último fichaje del sitio, recordó un versículo de la Tora: «Si toma como esposa a otra mujer, no podrá privar a su primera esposa de sus derechos conyugales, ni de alimentación y vestido». Según comentó Blockman «es una bonita frase que destaca la importancia de satisfacer las necesidades de la mujer, también en cuanto a sus pasiones y gratificación sexual».

«La mayoría de los que escriben o entran en la web son judíos, pero los no judíos son más que bienvenidos. Pueden aportar y escribir recordando que la idea debe tener alguna conexión con el contexto judío. Para mí hablar de erótica judía es como hacerlo del arte judío. Es decir para hablar de cine judío no se necesita ser judío», recalcó Oppenheimer y reveló que «mis padres no son usuarios de la web pero me apoyaron desde el primer momento. En general se intenta asociar erótica y sexo con alguna connotación negativa pero no es así», agregó.

La kashrut es el conjunto de leyes que rigen los hábitos alimentarios en el judaísmo aunque también tiene un significado más amplio de «puro». «Sexo kosher, en mi opinión, supone elevar la sexualidad y darle significado. Pero Jewrotica no tiene como objetivo hablar de sexo kosher sino explorar online todo lo que tiene que ver con judaísmo y sexualidad», manifestó.

Notas relacionadas:

Sexo: ¿estrés o relajación?

Segregación de sexos genera disturbios con ultraortodoxos en Beit Shemesh

La Cuestión de los Sexos en el Judaísmo